25 AÑOS DE MAGIA Y ENCANTO EN EL CENTRO DE SORIA, “LA CHISTERA”

por Celso Vázquez
Publicado: Ultima actualización en

por Rafael Rincón JM & Celso Vázquez Manzanares

Magnífica parada y fonda en Soria…

El catorce de junio avisábamos de nuestro viaje a Castilla y sobre este lugar decíamos…
     «…’La Chistera’, restaurante local,  que desde hace 25 años, ofrece una seria y estupenda cocina tradicional con guiños innovadores donde destacan los toques a base de micología y trufa, siempre apostando por los productos de Soria.
Allí será donde, Cristina de la Iglesia, y su marido, José Antonio Aguilera, nos mostrarán las delicias y especialidades de su reputada cocina. Entre ellas su pincho premiado en el último certamen concurso celebrado en Palencia


Pero la realidad supera con creces lo programado. Acudir después de día y medio de viaje algo cansados necesitados de reposo vituallas a un restaurante con la solera de 25 años situado en el corazón de la villa de Soria y ser recibido como lo hace Cristina y familia es uno de los mayores placeres que uno puede esperar y que se agradece sobremanera.

Es un restaurante acogedor, sencillo, pequeño con una amplia barra de acogida y servicio a mesas, con algunas mesas para tapear o tomar buenos vinos con dos comedores en la misma sala mismo ambiente uno enfrente y a nivel de la barra y otro un poco más alto  que sirve a su vez de estrado para los espectáculos de magia, a la que José Antonio y Cristina son grandes aficionados y practicantes y que ofrecen habitualmente los viernes noches a su fiel clientela.

Fue en esa tribuna dónde en una confortable y amplia mesa nos sentaron los cuatro peregrinos y comensales acompañados por el amigo soriano de pura cepa, el industrial, Samuel Moreno Rioja, artífice y alma de los torreznos de Soria con su acreditada marca, Moreno Saez.

Debidamente acomodados (aunque Rafael Rincón desgraciadamente tenía un dolor de espalda terrible) Cristina los monstruo el menú que habían pensado para nosotros y qué habían especialmente impreso para nosotros.

Éste constaba de siete platos y, Cristina, ya nos explicó que era en pequeñas porciones para poder hacer varias degustaciones. En cuanto al vino, visto lo visto y el dominio y confianza del ama de la casa nos pusimos también en manos de ella.

Comenzamos con los ‘Entrantes’, acompañados de una copa de un blanco “Marqués de Cáceres”, Verdejo 2019, de Rueda. El primer entrante “Tapa higo de torrezno”, el pincho ganador en Palencia, nos la explicó brillantemente, aunque un poco cortada por ser nosotros, Cristina, al pie del cañón mientras que su otra hermana, estudia en el Basque Culinary Center,  asegurando ambas la continuidad y éxito de la saga.

Cristina Aguilera, explicando el primer entrante…

    “es un trampantojo de masa de pan artesanal con forma de higo con un poco de besamel, un torrezno desecho en su interior, que se fríe y luego se pasa por azúcar glasé y se acompaña de una salsa de frutos rojos y pistachos, trufa blanca laminada, todo ello dentro de una caja de metacrilato, algo complicada de abrir y que debemos adivinar como hacerlo»… como un juego en la línea mágica de la Chistera.

El segundo entrante “3D Soria con ensalada de carpaccio de boletus, torrezno tradicional y croqueta de hongos”, curiosa y original, casi predigistadora presentación en un plato con los tenedores retorcidos colocados con forma de espetos de los que colgaban tres porciones impecables de torrezno de Soria, abajo sobre cuchara volante, una croqueta magnífica, cremosa, bien frita, de sabor elegante que con las finas láminas del boletus nos daban un delicioso sabor a bosque y hongos con el empaque cárnico del jamón de pato ahumado.

Cambiamos de vino y pasamos a un vino rosado “Calderona” de Cigales que acompañaba al tercer entrante perfectamente, la “Alcachofa rellena de foie con crema de calabacín y trufa blanca”, muy rico plato, la alcachofa de lata en ese momento pero de gran calidad, muy suave y exquisito.

El cuarto entrante “Rabo de ternera con cardo rojo de Agreda y meloso de trigo con nansarones”, delicioso es este cardo rojo, que pocos habíamos probado, como guarnición unos deliciosos perrechicos, setas de San Jorge o mandarines en Soria, y un refinado guiso de trigo, que acompañaba perfectamente a un muy bueno rabo de ternera contundente, meloso y nada graso. En su punto.

Para los principales fuimos a un vino tinto joven y diferente, lleno de frescor y elegancia, “Thanos” de Bodegas Sarmentero en plena Ribera del Duero, muy agradable, redondo y la potencia necesaria para armonizar con la liebre y el cochinillo.

Los platos principales eran dos; el primero un importante plato de gran cocina, “Liebre a la Royale”, soberbia receta de alta escuela de alta técnica. En este caso en una versión muy suavizada pero de indudable calidad y grato bocado, muy rico con un agradable fondo de foie graso de pato.

Después, “Rulo de cochinillo con rebozuelos” muy bien elaborado, impecable, crujiente, tostado, con todo el sabor y con carne muy jugosa.

Como remate y de postre “Cúpula de chocolate blanco con queso crema y núcleo de coulis de mango y maracuyá” he de decir que soy un apasionado del chocolate blanco y fue mi puntilla, estaba rico rico, muy divertido de contrastes en boca y nada pesado.

Después de este magnífico y fastuoso homenaje por parte de “La Chistera”, donde el trato, dedicación y consejos estuvieron al nivel de lo comido, pudimos disfrutar de una cordial e interesante tertulia de unos 90 minutos, donde gozar, no sólo del café y los licores, (sacaron un brandy antiguo de Carlos III, sin tapón irrellenable) sino también de la conversación y compañía de José Antonio, el chef y alma del restaurante que al estar muy lleno no pudo salir antes, y que junto a Cristina, cada día luchan por este local soriano que por cierto, era martes y se encontraba, como dije, lleno a la hora de comer….

Una carta muy orientada a productos de cercanía y de temporada, con platos y sugerencias del mercado del día, buena mano, experta y vocacional. Una cocina pasional y sólida.

La bodega, territorio de Cristina, en una línea armónica, selección experta y audaz de buenos vinos del territorio, autonomía aunada marcas de reconocido prestigio a nivel nacional.

A mediodía un menú de temporada, de mercado, de alrededor de 18 euros, y una media a la carta de 35/40 dependiendo de los vinos.

Tienen un aparcamiento justo enfrente para poder dejar su automóvil.

Sinceramente una entrañable, reponedora, muy interesante y agradable visita.

Un lugar totalmente recomendable, con encanto de la Magia, en mayúsculas, gracias a esa familia.

LA CHISTERA Restaurante
c/Alberca, 4
Teléfono: 975 212 936
42003 Soria
www.lachistera.es


Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más