DEMUESTRAN UNA DE LAS RAZONES POR LAS QUE LA DIETA MEDITERRÁNEA MEJORA LA SALUD RENAL DE PACIENTES DIABÉTICOS

por Celso Vázquez

por Celso Vázquez Manzanares

La Universidad de Córdoba (UCO) y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica (Imibic) han llevado a cabo un estudio, de cinco años de duración y en el que ha participado más de medio millar de pacientes diabéticos, que compara el efecto de dos dietas saludables en el organismo, concluyendo que la mediterránea favorece la eliminación de unos compuestos que afectan al funcionamiento de los riñones, por lo que puede ser útil para frenar su deterioro.

Tal y como ha indicado la UCO en una nota, la dieta mediterránea vuelve a apuntarse otro tanto y añade otro logro más a su lista de beneficios para la salud pues, además de prevenir accidentes cardiovasculares, favorecer al sistema inmunitario o proteger contra el estrés oxidativo, este régimen alimentario también puede ser útil para frenar el deterioro en los riñones.

Se trata de un beneficio que si bien ya era conocido por la comunidad científica, ahora, por primera vez, ha quedado demostrado en pacientes que padecen diabetes tipo 2, una afección que afecta casi al 15 por ciento de la población española, según el último informe de la Sociedad Española de Diabetes.

Esta es una de las principales conclusiones de una nueva investigación publicada por la Universidad de Córdoba y el Instituto Maimónides de Investigación Biomédica. El trabajo ha conseguido descifrar una de las razones que explican esta relación entre la dieta mediterránea y la mejora del funcionamiento de los riñones, o lo que es lo mismo, uno de los mecanismos moleculares por los que se da este fenómeno.

La clave está en unos compuestos denominados ‘Productos Finales de Glicación Avanzada’, más conocidos como AGEs, por sus siglas en inglés. Tal y como ha destacado una de las investigadoras participantes en el estudio, Alicia Podadera, se trata de unas moléculas con capacidad inflamatoria y oxidante que pueden producirse de forma natural en el cuerpo humano y también ingerirse a través de la dieta.

Si bien suelen desecharse a través de la orina, los pacientes diabéticos con problemas de riñón (una de las complicaciones más recurrentes), tienen más dificultad para eliminarlos, por ello, el nivel de estos productos en su cuerpo suele ser más elevado.

Precisamente, el estudio, realizado por el grupo de Nutrigenómica y Síndrome metabólico del Imibic, ha analizado los niveles de estos compuestos perjudiciales en más de medio millar de diabéticos, comparando, a lo largo de cinco años, cómo afectan al organismo dos tipos de dietas saludables: la dieta mediterránea y otro régimen bajo en grasas y con mayor aporte de carbohidratos.

Según los resultados del estudio, los pacientes que durante esos años habían ingerido una dieta mediterránea presentaban en sangre unos niveles más bajos de estos compuestos perjudiciales. «Hemos podido comprobar que este régimen alimentario activa mejor el proceso de detoxificación, es decir, el mecanismo por el cual el organismo elimina estas sustancias nocivas», ha afirmado Francisco Miguel Gutiérrez, otro de los autores del estudio.

Aunque la relación entre estos compuestos y la enfermedad renal es algo ya conocido anteriormente, esta es la primera vez que se comprueba «cómo un patrón dietético definido puede amortiguar el deterioro de la función del riñón en pacientes diabéticos», ha señalado la investigadora Elena Yubero. La dieta mediterránea, por tanto, «podría ser una estrategia eficaz para el manejo de estas sustancias», ha concluido.

Las razones por las que este modo de alimentación es beneficioso para la salud son múltiples. Más allá de la capacidad antioxidante del aceite de oliva virgen extra, estudios anteriores han demostrado cómo la forma de cocinar también juega un papel importante. Por ejemplo, los alimentos que se cocinan con temperaturas elevadas por cortos periodos de tiempo «contienen una cantidad más alta de estas sustancias perjudiciales» que otras técnicas de cocinado propias de la dieta mediterránea que «requieren mayor tiempo de cocción y son más amables con los alimentos», ha destacado Yubero.

Este trabajo ha sido publicado en el marco del estudio ‘Cordioprev’, realizado a lo largo de siete años con más de un millar de pacientes con enfermedades cardiacas y en el que se comparan las diferencias entre una dieta saludable baja en grasa y una dieta mediterránea rica en aceite de oliva virgen. Este ensayo clínico, dirigido por el profesor José López Miranda y llevado a cabo por el Imibic, la UCO y el Centro de Investigación Biomédica en Red de la Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición (Ciberobn), recibió el pasado año el premio Nacional de Gastronomía a la Investigación e Innovación.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más