EL NIETO DEL INVENTOR DE LA FIDEUÀ REVOLUCIONA EL RANCHO DEL EJÉRCITO

por Celso Vázquez

En el Regimiento de Transmisiones 21, con base en Marines (Valencia), las largas jornadas de maniobras tienen una recompensa especial: uno de sus miembros es un inquieto cocinero gandiense, nieto del inventor de la fideuà, que no solo revoluciona la alimentación de la tropa sino que muestra, en redes sociales, una cocina militar muy diferente.

Se trata del cabo primero Simón Font, o Cabo Cook en su perfil civil, de 38 años, descendiente de Emilio López, cocinero curtido en arrocerías de la Malvarrosa valenciana que dejó su huella en la historia de la fideuà desde los fogones del Hotel Europa de Gandía y que, según explica su nieto, «fue el primero que la hizo en paella, porque hasta entonces era melosa y en caldero».

A falta de linaje militar, que no lo había en su familia, el cabo decidió echar mano de su buena mano en la cocina y sus condecoraciones ganadas a base de paellas domingueras para ganarse la confianza de sus superiores, primero para que le dejasen «evolucionar» el rancho militar y más tarde para que el Ejército le permitiera divulgar los entresijos de la cocina de campaña.

El primer éxito del canal de YouTube ‘La Bandeja Metálica’ es la receta del pollo crujiente, o pollo ‘crunch’, como lo llama el cabo.

La evolución de una gran promesa

«Cuando nació mi hijo estaba estudiando Técnico Superior en Cocina y empecé a divulgar en YouTube cómo hacer potitos naturales. Después empecé a colgar vídeos en TikTok e Instagram sobre la comida que preparábamos en el Ejército durante las maniobras, pero cuando empezaron a crecer las visualizaciones, hasta medio millón, hubo cierta polémica porque nadie puede grabar ni hacer fotos dentro de ejercicios militares», relata a la agencia EFE.

A partir de ahí, pidió los permisos oficiales y, desde el departamento de Comunicación del Ejército de Tierra, le propusieron crear el canal de ‘La Bandeja Metálica’, un guiño a la película de Stanley Kubrick «La chaqueta metálica».

«Hago muchas pruebas en casa, me preocupo por aprender, ver qué se puede hacer con el presupuesto», argumenta. «Poco a poco creo que me he ido ganando la confianza de los mandos y, con el apoyo de compañeros, vamos haciendo cosas nuevas y siendo creativos», explica Font. Y hace así referencia a platos como el pad thai, la cabeza de lomo con seis horas de horno, las torrijas a la horchata o paellas y arroces siempre variados y adaptados a los productos de la zona.

Pero la dificultad también radica en la singular cocina-remolque que funciona con gasóleo, cuyo delicado manejo exige grandes conocimientos sobre el comportamiento de este combustible, temperaturas y presiones. Este singular carromato puede abastecer a un centenar de personas durante la semana que suelen durar las maniobras.

«En próximos programas de ‘La Bandeja Metálica’ intentaremos acompañar a la brigada de paracaidistas, donde comen unas 500 o 600 personas; haremos postres, hablaremos sobre cuchillos y su mantenimiento y colaboraremos con civiles para aprender de ellos», explica el cabo Font.

También admite que su mayor ilusión sería cocinar con el mediático Pablo Albuerne, más conocido como Gipsy Chef, con quien comparte su forma sencilla pero pasional de entender la cocina.

¿Y si un día se presenta a comer el Jemad (el jefe del Estado Mayor de la Defensa)? «Me la juego con mi rancho. Ya intento que sea especial cada plato», concluye este soldado-cocinero que solo en TikTok acumula ya casi 17.000 seguidores.

Fuente: Agencia EFE

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más