LA FUNDADORA DE LOS PRECIOCINADOS ASIÁTICOS TA-TUNG PRESENTA SU PROPUESTA LATINA EN ALIMENTARIA

por Celso Vázquez

por Celso Vázquez Manzanares

La refugiada camboyana y fundadora de la empresa especializada en platos precocinados asiáticos Ta-Tung, Kav Ly, presenta esta semana su propuesta de preparados latinos, A lo loco, en el salón Alimentaria & Hostelco, en Fira de Barcelona Gran Via.

En una entrevista, ha recordado su llegada a Barcelona tras huir de la guerra en su país natal y la apertura de sus dos primeros restaurantes en los años 80 con el objetivo de conseguir recursos para reunir a su familia en la capital catalana.

Ha destacado los conocimientos adquiridos durante el liderazgo de Ta-Tung, la marca de preparados asiáticos que impulsó en 1997 y que vendió a Pastas Gallo después de la pandemia: «Como tengo la experiencia de Ta-Tung, tengo idea de cómo funcionan los supermercados»

Vendió su primera compañía en julio de 2020, cuando contaba con 162 empleados, facturaba más de 16,5 millones de euros, tenía beneficios, una deuda de 6 millones de euros y requería una inversión de unos 13 millones: «Era difícil y complicado».

DE CASA A UN OBRADOR

Ly impulsó Ta-Tung después de haber empezado a vender a tiendas de alimentación rollitos de primavera y otros platos que ella misma preparaba cuando no trabajaba en sus propios restaurantes.

Ha explicado que fue una época muy difícil y que inicialmente daba muestras gratuitas: «A veces, cuando entrabas y explicabas que ibas a ofrecer rollitos para que los probaran, algunos contestaban: ‘¡Chinos, no!».

«Mi mentalidad era de tener un negocio», ha explicado, y ha recordado cómo su madre la animó siempre a ser autosuficiente, tanto en el plano económico como en el personal.

También ha destacado la emoción que sintió cuando supo que su familia estaba bien, a través de un amigo, después del conflicto: viajaron a Suiza, donde residía una de sus hermanas, y en 1983 su padre se estableció en la capital catalana.

Al abandonar Camboya, Ly se estableció en París junto a su hermano pequeño, que la acompañó porque sus padres consideraban que una mujer no podía viajar sola: allí perdió la comunicación con su familia, no pudo continuar con sus estudios en veterinaria y creó un «pequeño negocio de confección».

Cuatro años más tarde, la refugiada camboyana se trasladó a Barcelona por una relación personal y empezó a trabajar en un restaurante «porque era lo que encontraba».

‘A LO LOCO’

Ly ha asegurado que no existe una propuesta como la de ‘A lo loco’ en el mercado de la gastronomía latinoamericana: «Está todo hecho», ha dicho, mientras que ella impulsa empanadas y fajitas que deben consumirse entre los 24 y los 28 días y cocinarse previamente en el horno, el microondas o la sartén.

Comercializa sus productos en Francia –una actividad que describe como un valor de estudio de mercado– y Ly ha explicado que «cadenas importantes» le han trasladado su interés en hacerlo también en España.

Mientras que Ta-Tung tuvo beneficios «desde el primer momento», la empresaria ha dicho que ‘A lo loco’ –textualmente– factura muy poco, ante lo cual ha subrayado que la compañía se encuentra en sus inicios.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más