«LA NENA DE LA JUDERÍA»

por Celso Vázquez

Aunque resido en Sevilla, siempre me es gratificante acercarme a la guapa ciudad de la Mezquita, Córdoba, y no son pocas las veces que, de paso, hago escala y aprovecho a comer y pasear por sus intrincadas y bellas callejuelas del barrio de la antigua Judería, que mantienen ese embrujo que la han hecho célebre.

Ahora ya tenemos una excusa más para hacerlo. Desde el pasado mes de diciembre, pero de forma oficial desde febrero, Córdoba, tiene un buen e interesante atractivo gastronómico más, LA NENA DE LA JUDERIA.

Una bonita y tradicional casa palacio, en el número 6 de la calle Céspedes, a tiro de piedra, muy próxima, a la gran Mezquita y Catedral. Engalanada con decoración muy tradicional y local, con ciertos artísticos detalles actualizados, con un típico y amplio patio central con arcadas y suelo empedrado haciendo dibujos y figuras. Junto a la surtida y acondicionada bodega, han mantenido a la vista del público, de una bella forma, unos antiguos restos arqueológicos del brillante pasado de la ciudad, cuna de Séneca y capital del Ándalus.

Ángel Mata y Cristóbal Prieto

Ángel Mata y Cristóbal Prieto, de origen cordobés este último, son los empresarios impulsores de LA NENA DE LA JUDERÍA, nueva compañera de LA NENA, en Madrid, sita en la zona de Arturo Soria, que tanto ha gustado y sorprendido en el público entendido por su línea, filosofía y variopinta oferta culinaria «neocordobesa», basada en unos platos de raigambre provincial con toques elegantes y actualizados, acompañados con un servicio y puesta en escena informal pero muy agradable.

Al frente de los fogones de LA NENA DE LA JUDERÍA, se encuentra el experto chef Juan José Núñez. También su oferta gastronómica se basa en la cocina provincial y regional, pero dándole una vuelta muy 2.0.

Productos de cercanías en su inmensa mayoría, carnes, lácteos y chacina de los Pedroches, aceite de oliva virgen extra de la Subbética, vinos de Montilla y Moriles, pescados y mariscos de las cercanas costas de Huelva, Cádiz y Málaga y un espectacular y soberbio bacalao, en varias presentaciones, de estupenda calaña y naturaleza, desde Islandia… Con platos muy cordubenses como remojón, mazamorra, pavías, rabo de toro (en diversos platos), habitas, alcauciles, tocinillo de cielo…hasta  pastelón cordobés. Todo de máxima calidad y excepcional punto hacen de su propuesta un delicioso aliciente que nos hace babear y nos seduce para visitar esta nueva joya «gourmet» cordobesa.

Les visitamos el día de la puesta de largo, oficial, donde, Natalia, como encargada «hostesse», nos atendió con acogedora y magnánima  hospitalidad y eficiencia con su sonrisa  y luego fuimos también atendido por el profesional, experto y atento, Carlos, camarero de raza.

Muchos amigos de los propietarios se dieron cita en esta puesta en marcha del bonito y suculento negocio, con mucha gente guapa del panorama social local y  entre ellos el exalcalde de Córdoba y exdiputado Rafael Merino. Un cortador de jamón ibérico de COVAP de Los Pedroches junto a otro surtido estand de vinos cordobeses de PÉREZ BARQUERO de Montilla Moriles, daban la apetitosa nota de la bienvenida al patio central.

Tomamos, de entrada, una muestra de su carta, degustamos un típico salmorejo, delicioso. Un bacalao ‘acevichado’ con especias tailandesas sobre media lima que hicieron las delicias de mis papilas gustativas y unas berenjenas fritas con miel de caña.

Al momento, Natalia, muy en lo suyo, nos dejó un plato surtido compuesto de chocos fritos, croquetas de rabo de toro y de jamón ibérico de los Pedroches, berenjenas fritas con miel de caña, y flamenquín de pluma de cerdo ibérico.

Este flamenquín fue sin duda lo mejor de la noche. Hecho con pluma ibérica, relleno a su vez de paleta ibérica y queso de oveja, las tres cosas de Los Pedroches, que dan, consiguen, a esta especialidad cordobesa, un plus que le otorga un detalle más  de distinción y buena cocina de LA NENA DE LA JUDERÍA.

Siguiendo las sorpresas, el servicial, Carlos, el camarero,  nos acercó para degustar, otra gran y reconocida especialidad de la casa, raviolis de rabo de toro con salsa de setas y queso añejo, una auténtica y sugestiva exquisitez, lástima que al ser cóctel no iba acompañado de la salsa de setas…también nos sirvió unas voluptuosas albóndigas de presa ibérica, ricas, finas y muy sabrosas.

En definitiva, una gran y acertada apuesta muy oportuna y complementaria en la nueva reactualización de la oferta gastronómica de la cocina cordobesa de toda la vida y con un poco mucho de evolución moderna sin perder ni pizca de su identidad intrínseca.

Con múltiples recovecos y áreas, confortables comedores informales, reservados y una espléndida azotea que con la bonanza climática de la ciudad harán de ésta uno de los espacios más solicitado en veladas y cenas nocturnas.

Una excusa más, como dije, para acudir a la capital del sultanato, cuna de Lucio Anneo Séneca, el obispo Osio, los Abderramanes,

Averroes, Maimónides, Luis de Góngora o Julio Anguita. Ésta NENA desde luego ayuda y colabora mucho en ello.

Y una ocasión estupenda para hacerlo son sin duda las espectaculares y próximas Cruces de Mayo, donde la ciudad se acicala con sus mejores galas y cientos de patios caseros se adornan de auténtica filigrana floral. Un paseíto por los patios y la Mezquita-Catedral tiene una formidable y reparadora visita en LA NENA DE LA JUDERÍA.

Quiero agradecer la invitación a Cristóbal y Ángel, los anfitriones, y a todo su equipo. Seguro que en breve nos volveremos a ver.

por Juan Carlos Lobo

El Trotamanteles Andalucía bética

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más