LA RIOJA ALTA HA SIDO PROTAGONISTA ESTE PASADO MARTES EN LAS CENAS MARIDAJE DEL RESTAURANTE FIJO

por Celso Vázquez

por Celso Vázquez Manzanares

Un martes más, el equipo del restaurante Fijo dirigido por Francisco José Abajo, nos ha conquistado con la cena maridaje con vinos de La Rioja Alta, S.A.

Buen ambiente, lleno absoluto, buena cocina y una bodega de prestigio son claves para el exitoso camino del restaurante Fijo en los circuitos madrileños.

Después de la bienvenida y presentaciones, tomó la palabra Gloria Carrero, que junto a su compañero Gerardo Jiménez, ambos de la Bodega, fueron dándonos distintas pinceladas de cada vino que íbamos a catar así como de las bodegas a la que pertenecían. Y digo esto porque La Rioja Alta S.A. cuenta con bodegas en Rías Baixas, en Ribera del Duero y, cómo no, en dos zonas de Rioja, he íbamos a catar vinos de otras D.O. muy interesantes.

Empezamos por el primer plato, muy bueno y atrevido, ‘Burrata con pesto sobre nuestro salmorejo casero’, para acompañar el plato un vinazo el Lagar de Cervera, Albarino, 2022 (D.O. Rias Baixas), es limpio y brillante, de color amarillo verdoso con reflejos dorados.

Aromáticamente, sobresale por su perfil totalmente varietal y por su intensidad, destacando las notas de fruta blanca  -manzana golden y pera bien madura-  así como la fruta de hueso, especialmente el albaricoque, y las notas de piel de limón.

En boca, donde resalta su muy buena estructura, se presenta fresco y vivo, potente y muy equilibrado. Mantiene recuerdos salinos y un final largo y persistente.

Seguimos con un ‘Trio de croquetas’ (una de jamón ibérico, trufa y torreznos con aji pícante) para éste acompañamiento eligieron el Aster El Espino, 2020 (D.O. Ribera del Duero), Color rubí de capa media-alta con un ribete limpio de color picota. En nariz destaca por la expresión de la fruta negra con toques de arándano azul, zarzamora, ciruela roja, regaliz, cardamomo y recuerdos minerales acompañados de notas moderadas de crianza: a grano de café, tofe y caja de bombones.

El paso por boca es profundo y equilibrado, destacando por su frescura y elegancia. Muestra un persistente retrogusto afrutado. Un vino amplio y sabroso, con un sobresaliente carácter ribereño contemporáneo, en un momento óptimo de disfrute.

Continuamos con una ‘Concha de vieiras flambeadas’ en azeto balsámico, una apuesta curiosa y rica así como el vino elegido que fue el Aster Finca El Otero, 2019 (D.O. Ribera del Duero). Color rubí de capa media-alta con un ribete limpio de color picota.

En nariz destaca por la expresión de la fruta negra con toques de arándano azul, zarzamora, ciruela roja, regaliz, cardamomo y recuerdos minerales acompañados de notas moderadas de crianza: a grano de café, tofe y caja de bombones.

El paso por boca es profundo y equilibrado, destacando por su frescura y elegancia. Muestra un persistente retrogusto afrutado. Un vino amplio y sabroso, con un sobresaliente carácter ribereño contemporáneo, en un momento óptimo de disfrute.

A continuación llegó un plato que ya habíamos probado en una primera visita y que nos sorprendió y fue el ‘Falso risotto de setas shiitake y trufa’, un platazo y para ello un vinazo de primera el Viña Ardanza, reserva 2016 (D.O. Rioja), las uvas usadas son Tempranillo (78%) (procede de las fincas La Cuesta y Montecillo, de 30 años de edad) y Garnacha (22%) (de La Pedriza en Tudelilla, Rioja Baja). La fermentación alcohólica se realiza de forma natural y la maloláctica concluyó a finales de año. Los vinos inician su crianza por separado: el Tempranillo durante 36 meses, con seis trasiegas manuales y en roble americano de 4 años de edad media y la Garnacha durante 30 meses, con 5 trasiegas manuales, en barricas de 2 y 3 vinos. Finalmente se realiza el coupage (mezcla) y se embotella.

Color granate, de capa media alta y elegante paleta de colores. En nariz destaca por su potencia, con una gran complejidad de aromas especiados y balsámicos a regaliz dulce, pastelería, vainilla, canela, cacao, café y nuez moscada y unas sutiles notas de frutas rojas compotadas. En boca sobresale su equilibrio, agradable frescura y gran estructura, con taninos suaves y redondos y un agradable final. De amplio retrogusto, las notas especiadas, de regaliz dulce y fruta madura hacen de él un vino eterno con enorme capacidad de guarda, procedente de una de las mejores añadas del XXI.

Y llegamos al penúltimo pase, un ‘Solomillo saltado con sus verduritas’ la carne jugosa y rica, y para acompañar un descubrimiento el Finca Martelo, 2016 (D.O. Rioja), procede del viñedo homónimo, situado en una finca a 630 metros de altitud, y en el que conviven diversas uvas de más de 60 años, tempranillo en su mayor parte pero también hay mazuelo, garnacha e incluso la blanca viura. Una mezcla varietal que está presente en el vino (95% tempranillo y un 5% del resto). Sale como reserva pues tiene una crianza de dos años en barrica francesa y americana, donde previamente fermenta.

Un vino intenso en aromas entre los que destacan frutos del bosque, fruta en sazón, especias dulces, balsámicos, notas de pastelería. La boca es sabrosa, elegante, tiene volumen, frescura, buen equilibrio y persistencia. En pocos meses llegará la 2019 y es que sólo lo elaboran cuando consideran que la cosecha en cuestión va a dar lo que esperan de la finca. Los ‘martelistas’ están preparados…

Terminanando la cena, llegamos al postre con una ‘Tarta de queso con chocolate’ y acompañando un Aguardiente de Hierbas Lagar de Cervera, es un aguardiente que se destila dos veces para lograr conseguir una textura suave y fina, luego se le deja reposar alrededor de unos meses para luego equilibrarse a los -10ºC, luego se le endulza y macera con hierbas del hermoso valle de O Rosal.

Bodega situada en el corazón de Rías Baixas, enclavada en un microclima privilegiado, y con una uva de extraordinaria calidad: el Albariño.

Seguimos con las tertulias animadas con buenos amigos como José Antonio Rupérez, Presidente del Centro Riojano de Madrid, Ana Belén Toribio, y otros tantos que se unen a éstas magníficas cenas, y que ya muchos están esperando la próxima. Mientras pueden probar la cocina en:

RESTAURANTE FIJO

Calle de Infanta Mercedes 113

Teléfonos: 910 66 77 62 o 681 15 15 61

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más