MALLEOLUS DE SANCHOMARTÍN 2018: UN SUBLIME TEMPRANILLO QUE HACE HONOR A SU MARCA

por Celso Vázquez

por Celso Vázquez Manzanares

Bodegas Emilio Moro, una de las líderes a nivel mundial de la Ribera del Duero, presenta la nueva añada de Malleolus de Sanchomartín 2018, uno de sus vinos más sublimes, ya que se trata de una referencia elaborada de un único pago, el de Sanchomartín, viñedo situado en Pesquera de Duero que fue plantado en el año 1944 e injertado posteriormente en 1964 con púas procedentes del Clon de los viñedos más antiguos de la familia. Este vino poderoso, elegante y persistente ofrece una extraordinaria paleta aromática, es equilibrado y muy agradable de beber. El medallón que acompaña a la etiqueta de la botella, como es habitual en los vinos de Emilio Moro, hace referencia a un episodio de la familia desde sus inicios; en este caso, vemos una foto de Emilio Moro ante una de las primeras añadas de la bodega, en 1985.

Malleolus de Sanchomartín 2018 es un monovarietal de Tempranillo, y el suelo del pago del que procede, Sanchomartín, es totalmente calizo. El ciclo vegetativo del 2018 comenzó marcado por unos meses de abril y mayo extraordinariamente lluviosos, lo que provocó un ligero retraso en la brotación. Durante los meses de verano, la pluviometría se situó por debajo de los valores históricos, lo que equilibró la evolución de la vid. Las temperaturas fueron las habituales de la zona, salvo en el último tramo de maduración, que fueron algo más altas de lo común, algo que propició unos niveles óptimos de madurez y un gran equilibrio en la uva.

Su elaboración es fruto de un proceso de excelencia, acorde a su carácter. La fermentación alcohólica y maceración se realiza en depósitos de acero inoxidable de pequeño tamaño a una temperatura controlada durante 28 días. Posteriormente, tras su fermentación maloláctica en barrica de roble francés, realiza una crianza en barrica nueva de roble francés.

UN VINO EXTRAORDINARIAMENTE AROMÁTICO

Malleolus de Sanchomartín 2018 presenta un color rojo picota con ribetes granates. Se trata de una referencia de capa muy alta, y por ello, cubierta, con las notas ocres típicas de un vino con su crianza pero que conserva bien su estructura y su integridad a pesar del tiempo en barrica. En nariz, estos matices especiados de la crianza se entremezclan de forma sutil con los aromas puramente varietales, lo que enriquece el vino y le otorga profundidad y una densidad aromática muy marcada.

En boca, Malleolus de Sanchomartín 2018 es un vino graso, aterciopelado y con mucho cuerpo, que ofrece un tanino muy maduro, pero sumamente equilibrado, con sensaciones intensas que recuerdan lo percibido en la nariz. El postgusto es largo y persistente. En palabras de José Moro, presidente de Bodegas Emilio Moro, «Estamos ante un vino espectacular que está en su momento álgido, pero por las sensaciones que nos transmite en la cata le auguramos una evolución en botella muy positiva en los próximos años. Un vino que habla de su historia, de la tierra que lo ve nacer y de nuestro legado. Un tinto que es el puro reflejo de las cualidades del terroir».

P.V.P botella: 124,50 € (75 cl).

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más