MÁS SOBRE EL PIMENTÓN

por Celso Vázquez

Llevamos hablando del pimentón y similares desde hace tiempo. Pero hoy volvemos al tema por haber leído un ameno artículo del maestro, Miguel Ángel Almodóvar, mostrando una curiosidad  ‘pimentosa’ en una muy popular y tradicional receta de una pequeña región autónoma, Molise, un rincón poco conocido de la Italia profunda, en el centro sur de la bota, entre los montes de Meta en los Apeninos orientales y la costa central del mar Adriático, enfrente y a la altura de Criacia (Dubronic), Montenegro (Bubda) y Albania (Durrés) balcánicas, con capital es Campobasso, otras ciudades son Isernia y Venafro, y la costera Termoli.

Y hemos añadido como complemento y resumen su receta y otros artículos nuestros sobre ese tesoro que vino de América y sus similares.

Leámoslo y aprendamos viajando gustativamente al hacerlo.

El Trotamanteles

«L0S INESCRUTABLES CAMINOS DEL PIMENTÓN»

Los caminos del pimentón, en paráfrasis de la famosa sentencia recogida en la epístola paulina dirigida a los romanos, son, como los del Señor, inexcrutables.

Sabido es que el viajé iniciático, el primer camino, lo hizo a bordo de las naves de Cristóbal Colón en su segundo viaje a las Indias Occidentales, luego América, aunque en su forma primigenia, el ají, chile o guindilla, que, secado y molido por monjes de la Extremadura, se convirtió en pimentón, aunque parece que los religiosos no inventaron gran cosa, porque todo indica que la técnica ya era usada por los aborígenes americanos.

Muy pronto, esa especia, que venía a competir con la carísima pimienta de las Indias Orientales, se difundió por las posesiones europeas de los Austrias reinantes en España. Así, en 1526 llegó a Italia, donde no le prestaron demasiada atención, pero exportaron el producto a Centroeuropa y a los países de la antigua Yugoeslavia. En 1585, Charles de L´Escluse, director del Jardín Botánico de Viena, informa de extensas extensiones de cultivo del ají pimentonero en Moravia, una de las tres regiones históricas que conforman la actual República Checa.

Antes, alrededor de mediados de ese  siglo, había llegado a Inglaterra, probablemente como botín pirata obtenido en algún navío español. Quizá por la misma vía alcanzó al Imperio Otomano, que lo espolvorearía por las tierras que conquistaba. Y contados por encima los caminos, vayamos a un destino.

Y el objetivo y meta es Molise, la región menos poblada y menos extensa de las veinte que forman Italia, con la sola excepción del Valle de Aosta, pequeño enclave alpino entre Francia y Suiza. El lema que han acuñado los locales, muy a diferencia de Teruel , es “Il Molise non existe”.

Pero lejos de la chanza y la chuscada, lo cierto es que la gastronomía molisana es una de las más auténticas y menos contaminada por la globalización. En ella encontramos un plato, la ‘Pampanella molisana’, a base de cerdo, generalmente lomo, costillas y paleta, asada y generosísimamente condimentada con pimentón dulce y picante. Bocado sorprendente, porque el pimentón es componente ajeno y extremadamente ocasional en los fundamentos de la cocina italiana.

Sin embargo, indagando en el origen de receta tan singular no es difícil descubrir que está directamente relacionado con la emigración albanesa al país trasalpino a partir del momento en que su gran líder Jorge Castriota “Skanderbeg”, empeñado en liberar a su pueblo del yugo otomano, murió de malaria el 1468.

La emigración albanesa continuó fluyendo hacia Italia cuando el país de las águilas pasó a formar parte del Imperio austrohúngaro, como Principado de Albania, entre 1914 y 1925.

Y aquí es donde llega la conversión al pimentón debido a la influencia de la cocina húngara que ya había entronizado profundamente en sus platos el pimentón, con el nombre de paprika.

La comunidad albanesa en Italia acoge a un contingente de unas 100.000 personas de las un 80% sigue hablando un albanés dialectal y se autodenomina arbëreshë. Ellos fueron los que alojaron en Molise la ‘Porcella molisana’, un bocado que es explosión de color, sabor y notas ahumadas y terrosas, a base de, además de cerdo y de pimentón dulce y picante, ajo, sal marina y vino blanco.

Mi guisandera de cabecera, Isaura Dos Santos, me ha preparado la suculenta receta y la primorosa confección del plato ha llevado mi memoria del paladar hasta aquellos grandes personajes albaneses que de una u otra forma, la hicieron posible como parte sustancial de la cocina molisana: el ya mentado Skanderbeg, el líder marxista leninista Enver Hoxha y el escritor Ismail Kadaré, autor de la simpar novela ‘El general del ejército muerto’.

Cosas de ser tan mayor y tan aficionado al pimentón, en mi caso de la Vera, en cualquiera de sus variedades: ocales, jaranda, jariza, jeromín, y bola.

Dicho queda».

de Miguel Ángel Almodóvar

Investigador y divulgador en ciencia nutricional y GASTRONOMÍA, en afuegolento.com.

Receta:

«PAMPANELLA DE PORCELLA MOLISANA»

 Ingredientes

750 g de solomillo de cerdo (o solomillo y costillas o paleta de cerdo)

1 diente de ajo

25 g de pimentón dulce

3 g de chile seco (finamente picado)

90 ml de vinagre de vino blanco

2 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Cocinado

Para empezar la receta de Pampanella Molisana: Cortar el filete (o la carne de cerdo elegida) en rodajas gruesas como un libro, sin llegar hasta el final.

Salar muy bien cada parte del filete y sazonar generosamente con una mezcla de ajo picado, pimentón dulce y guindilla seca.

Colocar la carne en una fuente para horno con 2 cucharadas de aceite en el fondo, cubrir con una hoja de papel de horno humedecida con agua y vinagre y cierre todo con papel de aluminio.

Hornear a 180°C con ventilación durante 1 hora y ½ y 10 minutos antes de finalizar la cocción, retirar el papel de aluminio y el papel de horno, escurrir los líquidos que queden en el fondo y rociar con vinagre, volviendo a meter al horno para terminar de cocinar. .

Servir caliente o frío acompañado de pan fresco, patatas asadas y/o ensalada mixta.

Puede guardarse 5 o 6 días en frigorífico.

NUESTROS ARTÍCULOS SOBRE PIMENTÓN Y PAPRIKA:

EL PIMENTÓN

El condimento rojo, tan español, que vino de América.

Una magistral y amena clase sobre este polvo de la carne del pimiento rojo, de origen americano y de alma tan española, a cargo… VER EN:

LA PAPRIKA: EL PIMENTÓN CENTROEUROPEO DE LOS OTROS «AUSTRIAS»

La paprika es el condimento en polvo obtenido al moler pimientos rojos secos para sazonar distintos platos. Según las regiones y sus tipos su sabor puede ser desde dulce a picante.

Los ajís o chiles (Capsicum) son originarios de Suramérica e importado a … SEGUIR EN:

https://eltrotamantel.es/?s=Piment%C3%B3n

GUINDILLAS: LOS PIMIENTOS QUE RABIAN

En España, a los ajíes o chiles, denominamos como pimiento a las variedades que no son picantes y llamamos guindilla a las que sí lo son. O lo que es lo mismo, aquí hablamos de pimiento: Largo, Corto, California, Italiano, Lamuyo, etc. y llamamos guindilla a todos los que pican. En el caso especial de Euskadi y en el centro norte peninsular, se llama también… VER EN: https://eltrotamantel.es/guindillas-los-pimientos-que-rabian/

LA CAYENA: EL PICOR AMERICANO EN SU VERSIÓN FRANCESA

La cayena o pimiento de Cayena, roja,  es un alimento originario de América del Sur, y hoy dé cultivo caso mundial, que se usa como especie, picante, para sazonar alimentos…VER MÁS EN: https://eltrotamantel.es/la-cayena-el-picor-americano-en-su-version-francesa/

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más