UPA PIDE UN 2022 EN EL QUE SE DÉ IMPORTANCIA A LA AGRICULTURA Y GANADERÍA Y SE PONGA FIN A LA INVISIBILIDAD DEL CAMPO

por Celso Vázquez

por Celso Vázquez Manzanares

La Unión de Pequeños Agricultores (UPA) en Castilla y León, de cara al nuevo año que está a punto de comenzar, ha destacado su propósito de seguir enarbolando la bandera de que «sin productores y productoras no hay alimentos» con el fin de poner en relieve aún con más fuerza ante la sociedad cuál es el origen de los productos que consumimos a lo largo de los 365 días del año.

UPA recuerda que la alimentación y la gastronomía son el centro de la Navidad, tal y como la celebramos en España, pero es que además por tradición cultural lo son a lo largo de todo el año, como no podría ser de otra manera, y en estos días previos a las celebraciones de Nochevieja y Año Nuevo incide en que para tener esa gastronomía en las mesas es imprescindible que haya agricultores y ganaderos que trabajen duro día a día durante todo el año.

En estas fechas, UPA aprovecha para denunciar que en muchas ocasiones para las administraciones y para parte de la sociedad, los agricultores y ganaderos son invisibles, y la labor de una organización agraria profesional es recordar e insistir una y otra vez sobre el origen de los alimentos y las bebidas, así como sobre el trabajo y el esfuerzo que realizan las personas que están detrás de los mismos.

Por eso, la UPA, como así apunta a través de un comunicado recogido por Europa Press, trabajará aún con más fuerza en 2022 para luchar contra la invisibilidad del campo y para resaltar el trabajo tan esencial y estratégico que desarrollan los titulares de explotaciones familiares agrarias, y de paso para tratar de reducir la brecha entre el mundo rural y el urbano, pensando sobre todo en las generaciones actuales y futuras.

UPA recuerda en estas fechas tan especiales que la crisis del coronavirus ha vuelto a demostrar el papel estratégico de los agricultores y ganaderos para alimentar a la sociedad, con un firme compromiso de los hombres y mujeres del campo con la población castellana y leonesa a la hora de suministrar alimentos de calidad, sanos y seguros.

En este final de año destaca cómo no hace tanto tiempo los agricultores y ganaderos respondieron con más firmeza que nunca con enorme profesionalidad, «dando de comer a todos, con un país paralizado y la población encerrada en sus casas. Y no solo a la población española, sino a buena parte de la europea y de otras áreas del mundo, con unas exportaciones que no podían pararse. Y ahí estábamos los profesionales agrarios de esta región y de este país».

En este sentido, UPA Castilla y León recuerda una vez más lo esencial que es el sector primario y que merece como tal el reconocimiento de las administraciones públicas y de los propios mercados.

Al respecto y de cara al 2022, UPA advierte de que de nada servirán los elogios generales al funcionamiento de la cadena alimentaria durante esta crisis del coronavirus si no se consiguen, de una vez por todas, precios justos y rentabilidad en el sector.

El año 2022, indica la UPA, comenzará con grandes retos por delante para Castilla y León, y no será fácil reconstruir lo destruido por culpa del coronavirus y sentar las bases de un futuro más sostenible y más justo, y por eso reclama para el nuevo año que la agricultura y ganadería familiar reciba por parte de las administraciones púbicas el impulso que se merece para ser parte activa y esencial en el necesario despegue económico y social.

Artículos Relacionados

Deja un comentario

* Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

Este sitio web utiliza cookies para mejorar su experiencia. Asumiremos que está de acuerdo con esto, pero puede optar por no continuar navegando en nuestra web si así lo desea. Aceptar Leer más